10Ago

BLANCA VARELA: PRESENCIA Y POESÍA

Hoy, 10 de agosto, celebramos 96 años del nacimiento de una de las poetas más importantes de la tradición literaria peruana: Blanca Varela.

                            Mirada silenciosa. La ausencia de Varela se profundiza. Fuente: Mujeres Bacanas

Escritora, poeta, periodista, compositora y traductora, Blanca Leonor Varela González (1926-2009) fue una mujer perseverante, talentosa y apasionada, cuya palabra y vitalidad impactan en lo más hondo.

Su poesía emerge de una realidad dura, martillada con el yunque de la experiencia, pero con una solvencia artística donde la realidad y el surrealismo se contrasta. La organización verbal se contrae en la construcción textual de cada poema, de donde extraemos esencias de mundos fantásticos y duros por su crudeza del destino. Sus letras, blancas como su nombre, poseen alas extendidas que surcan los cielos del mundo. Además exquisita en el uso del lenguaje, en la síntesis y en la fuerza de las imágenes.

Su primer libro Ese puerto Existe fue prologado por el premio nobel Octavio Paz -amigo de Blanca- quien escribe sobre ella “Varela es un poeta que no se complace en sus hallazgos ni se embriaga con su canto. Con el instinto del verdadero poeta, sabe callarse a tiempo. Su poesía no explica ni razona. Tampoco es una confidencia. Es un signo, un conjuro frente, contra y hacia el mundo, una piedra negra tatuada por el fuego y la sal, el amor, el tiempo y la soledad. Y, también, una exploración de la propia conciencia”.

Asimismo, escribió Luz de día, Camino de Babel, Concierto animal, entre tantas otras obras. Sus poemarios a lo largo de su vida no fueron muchos, sin embargo, se entrelazan como un proceso de maduración de síntesis. Su poesía tiene influencia múltiple: la atmósfera de la posguerra, las imágenes ligadas al mundo subterráneo del inconsciente y la tradición peruana. De igual manera, el existencialismo deja una huella muy grande en su poesía en cuanto a las preguntas continuas de ¿qué es el ser y qué es el cuerpo?

Homenaje.  Exposición de la vida y obra de Blanca en la Casa de la Literatura Peruana del año 2016. Fuente: Sabina De Szyszlo

Cuando Blanca fallece en el 2009, la poesía peruana sufrió un golpe duro al perder a una de las poetas que dedicaron su biografía al ejercicio con el lenguaje y volcaron su pasión a la construcción de una obra de connotaciones hispanoamericanas. Los premios internacionales así lo certifican, sobre todo el último que adquiriera nuestra poeta: Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana, 2007. A pesar de su muerte, su voz no se ha apagado, sino que renace cada vez que alguien toma su palabra y la ejerce.

Realiza un comentario