04Jun

DÍA INTERNACIONAL DE LOS NIÑOS VÍCTIMAS INOCENTES DE AGRESIÓN

«Un niño o niña es lo más hermoso del mundo, son una clara expresión de inocencia; están en una etapa vivaz de desarrollo y aprendizaje. Por ello es nuestro deber protegerlos».

Hoy 4 de junio se celebra el “Día Internacional de los Niños Inocentes Víctimas de Agresión”. Esta fecha fue proclamada por la Asamblea General de las Naciones Unidas con la finalidad de asegurar la protección de los niños en escenarios de conflictos armados.

Escarbando los antecedentes.

El 19 agosto de 1982, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en un contexto donde se encontraba en sesiones de emergencia por el conflicto en la región de Palestina, buscó ponerle punto final a la gran cantidad de niños palestinos y libaneses que fueron víctimas de los actos de agresión perpetrado por Israel, por ello decidieron conmemorar esta fecha, mediante la resolución ES-7/8 lo concretaron.

El trasfondo es el ver, reconocer el sufrimiento de aquellos niños en medio oriente y ser parte para darle vuelta a esta problemática. Es así que, la ONU reafirma su compromiso con el deber de proteger y velar los Derechos del Niño.

Víctimas inocentes de la guerra.

Se sabe que, las agresiones contra los infantes están prohibidas en las leyes de la guerra, la realidad es que ellos son los que más sufren estas consecuencias.

Según UNICEF, más de 230 millones de infantes viven en zonas en donde el conflicto armado es perenne. Eso muestra la horrorosa proporción de uno de cada diez niños en todo el mundo. Actualmente, naciones como Sudán, Siria, entre otros son los que concentran una mayor cantidad de agresión infantil. A continuación, algunas estadísticas:

. Sudán del Sur: en dicho país los ataques se han incrementado y grandes cantidades de niños han sido asesinados, han sido violentados o secuestrados. Aproximadamente 13. 000 niños han sido incluidos en los cuerpos armados y unos 200.000 niños han quedado sin un lugar para recibir educación. A esas cifras, hay que sumarle la desnutrición a raíz de la falta de alimentos.

. Nigeria: muy similar al caso anterior, en el país de áfrica occidental, los grupos armados han asolado el territorio. Los niños han quedado segregados de sus familias; no cuentan con una protección, estos infantes son propensos a un mayor riesgo de explotación. Además, en ciertas zonas del país, los menores han sido empleados como «niños bomba».

Existen otros ejemplos, tales como «Los niños lobo», infantes de Prusia Orienta que quedaron en la orfandad o separados de su núcleo familiar durante los últimos respiros de la segunda guerra mundial. Aquellos niños pasaron hambre, un shock grabado en sus mentes por las atrocidades de la guerra; tuvieron que encaminarse por los profundos bosques en búsqueda de la sobrevivencia, es por ello que son comparados con los lobos.

El escenario en Perú.

En el Perú, los números sobre el aumento de agresión u otro tipo de violencia en contra de los niños son alarmantes. Según estadísticas proporcionadas por Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables (MINP), desde que se inició el estado de emergencia se ha dejado en constancia en su central telefónica «Línea 100», mas de 2500 llamadas de denuncias de niños, niñas y adolescentes por casos de violencia familiar en todo el país. En otros datos brindados por el MINP se registró en el cuatrimestre del presente año, más de doce mil casos de agresión a menores de edad.

Es importante resaltar que, según estudios del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), indican que 230 millones de niños viven en diferentes zonas que se encuentran afectadas por conflictos armados.

«Los niños necesitan paz y protección en todo momento. Las reglas de la guerra prohíben la captura ilegal de civiles, los ataques a escuelas u hospitales, el uso, el reclutamiento y la detención ilegal de niños y la degeneración de asistencia humanitaria. Cuando surgen conflictos, estas reglas deben ser respetadas y quienes las incumplen deben ser respetadas y quienes las incumplen deben rendir cuentas. Ya basta. Hay que poner fin a los ataques contra los niños» Henrietta H. Fore, directora ejecutiva de UNICEF, 2018.


Referencias:

Realiza un comentario