09Abr

EDUCACIÓN EN PARO

Tres días de incertidumbre en el sector educación en Lima y el Callao tras la crisis política, económica y social. Miles de estudiantes retornaron a clases virtuales, mientras que otros, las perdieron.

Aulas ausentes. Tras las protestas en diversas zonas del país, muchos alumnos han sido afectados. Fuente: Inforegión

  Redactado por: Marisela Rivera Medina

Si bien es cierto recientemente los niños, adolescentes y jóvenes universitarios han retornado de forma gradual a las clases presenciales, en medio de deficiencias en infraestructura de los centros de estudios y la inclusión de reglas preventivas por la pandemia. También se le suma el contexto económico-político-social convulsivo que está atravesando el Perú.

El pueblo reclama de distintas maneras un “real cambio/mejora para el país”, sin embargo, el ejecutivo y el congreso no se ponen de acuerdo. Quizá uno tenga más responsabilidad que el otro en materia de gestión y ejecución de los planes en beneficio de la nación, pero al final, la desidia de ambos lados llevó al hartazgo a la gente, que a estas alturas está decepcionada de sus autoridades y las instituciones públicas.

El pasado martes 5 de abril se conmemoraba los 30 años del autogolpe de Fujimori; sin embargo, se suscitó un nuevo hecho: una protesta civil masiva en contra de la disposición del presidente Castillo; quien, anunció una inmovilización social para ese día en un accionar desafortunado al decretarlo minutos antes de la medianoche del día anterior y a pocas horas de haberse realizado el Paro de Transportistas en Lima.

Falta de criterio para muchos peruanos, incapacidad para seguir conduciendo el país para otros, insensibilidad con el peruano que vive del día a día, entre otras razones, surgieron el reciente 5 de abril, donde sumado a los distintos escenarios de protestas, con causas justas, que se fueron suscitando desde hace una semana atrás pusieron en jaque al gobierno de Pedro Castillo.

En ese contexto de convulsión económica, política y social; la educación ha sido relegada como siempre. Después de 2 años en que los estudiantes no mantuvieran contacto real con sus compañeros y profesores, y sean parte de una educación con retroalimentación efectiva en las aulas; la reciente crisis, ha generado un nuevo cisma.

Los estudiantes son los que tienen que pagar los platos rotos de las malas decisiones de sus autoridades, quienes, con su inacción o cuidado de sus intereses propios, no ven más allá de sus ideales. El futuro del país, tuvo que regresar a las clases virtuales. Sentarse nuevamente frente al computador- si es que lo tiene- y si no seguir siendo indiferente al perder tres días de clases.

Mucho se habla de los que más y menos tienen. De las brechas sociales que han aquejado generaciones. Pero cómo revertir esa situación, si se hace poco o nada en materias de educación para esos niños, adolescentes y jóvenes: “futuro del país”.

Politizar la educación, no ponerse de acuerdo y mantenerse en letargo ante la crisis; no suman en el cambio/mejora del aprendizaje en el país. Lo único que consigue es seguir abriendo más esa brecha.

Hoy en día los peruanos no merecemos seguir divididos, muy por el contrario, debemos estar unidos; pero es necesario que las autoridades tomen la/s mejor/es decisión/es y enrumben al país. Basta de enfrentamientos ideológicos. Es deber, ponerse de acuerdo en acciones que apoyen a la mejora de diversos sectores entre ellas: la educación. Ya no se puede seguir en incertidumbre. No lo merecemos.

Realiza un comentario