21Ago

LA CARA B DE LA NIÑEZ: INOCENCIA PERDIDA

 

 

«Recuerda un día antes de hoy. Un día cuando eras joven. Libre para jugar solo con el tiempo. La tarde nunca venía»

Con esta entrada empezaba «Remember a Day», canción incluida en el 2° álbum A Saucerful of Secrets de la banda Pink Floyd, compuesta y cantada por R. Wright. 

Desde una visión crítica, es una composición simple, pero a la vez no. Esta pieza en su simplicidad nos narra en bellas estrofas lo sencilla y maravillosa que era la vida en la niñez. La infancia, una etapa que transcurría en compañía de juegos, en donde no existían preocupaciones y la fantasía con la creatividad nos llenaba de alegría. En palabras fáciles de entender, la canción es apología pura a la niñez.

 

Infantes. Sonrisas que dan alegría. Fuente: RPP Noticias.

 

Pero ¿Qué hay de la otra cara? Como si se tratara de un sencillo musical, se tiene un lado A y B. Y no siempre ambas partes son un rotundo éxito.

Una analogía que calza con la fecha. El lado donde lo colorido de la niñez se va despintando poco a poco hasta coger un tono opaco y gris; en donde fomentar los valores y buena educación en los niños no se realiza de forma adecuada, empezando desde el hogar y pasando por la escuela. El hacer lo éticamente correcto parece lejano y quimérico. Actualmente lo ideal es que todos los niños puedan acceder a sus derechos fundamentales, no obstante, el estado en conjunto con otras organizaciones en su intento por revertir la situación y/o reducirla, ha tenido un resultado poco alentador.

En palabras de Henrietta Fore, Directora Ejecutiva de Unicef: “El número de niños que pasan hambre, están aislados, son víctimas del abuso, sufren ansiedad, viven en la pobreza y se ven obligados a contraer matrimonio ha aumentado. Al mismo tiempo, su acceso a la educación, la socialización y algunos servicios esenciales como la salud, la nutrición y la protección han disminuido. Las señales de que los niños sufrirán las peores consecuencias de la pandemia durante años son inconfundibles».

 

. Violencia como parte del imaginario infantil.

Desde hace tiempo atrás el maltrato infantil impera sin restricción alguna. La violencia contra las niñas y mujeres se ha arraigado de tal forma que es necesario resolverla. Desde que la pandemia se asomo a cambiar la vida del ser humano, los casos de violencia también aumentaron.

Según los Centros de Emergencia Mujer (CEM), se han registrado cerca de 43 mil casos de violencia contra niñas, niños y adolescentes entre 2020 y 2021. Adicionalmente, el Ministerio de Salud (MINSA), añade que niñas menores de diez años de edad fueron forzadas a ser madres en el 2020, una consecuente directa de la violencia sexual durante la pandemia.

Así parece seguir dibujándose la realidad peruana, con falencias sin subsanar.

Se espera que el gobierno de turno y gobiernos municipales puedan despabilarse y atender lo que verdaderamente importa, los niños y niñas, la generación futura como se diría. La nueva cara del país.

En el marco del Día del Niño Peruano, efeméride que tiene lugar anualmente cada tercer domingo de agosto, no solo se basa en obsequiar regalos a manera de “parchar” el problema si no que, es la búsqueda de concientizar, reconciliar, hacer reflexión sobre la relevancia de este tema. Que el agente de cambio lo puede ser uno mismo, más allá de los obstáculos que puedan existir, hacer la diferencia básicamente recae en uno.

“Siembra en los niños ideas buenas, aunque no las entiendan… Los años se encargarán de descifrarlas en su entendimiento y de hacerlas florecer en su corazón” – María Montessori.

 

 

 

 

Referencias:

Inforegión: Agencia de prensa ambiental. 2021. La situación de la infancia ha empeorado tras un año de pandemia. https://www.inforegion.pe/283243/la-situacion-de-la-infancia-ha-empeorado-tras-un-ano-de-pandemia/#:~:text=Seg%C3%BAn%20el%20Ministerio%20de%20Salud,en%20torno%20a%20un%2015%25.

Realiza un comentario