17May

LA ESCUELA TE ENSEÑA, LOS VIDEOJUEGOS TAMBIÉN

Desde las investigaciones académicas más recientes hasta los videos más cómicos que puedes encontrar en redes sociales. El internet, es un lugar asombroso por sí mismo. La gran cantidad de información que tiene hizo que la ONU lo declarara un derecho humano el 2016. La web se ha vuelto parte cotidiana de nuestras vidas y según la Encuesta Nacional de Hogares (Enaho) el 70.3% de los hogares peruanos cuenta con acceso a internet.

Se puede hablar ampliamente de los diversos provechos de la web. Ha simplificado procesos, ha generado nuevas formas de empleo, la comunicación es rápida y sencilla para las personas con un teléfono móvil. Y mi ventaja favorita de todas es que, a través de las redes, uno puede difundir sus propios contenidos.

Plataformas de blogging y redes sociales nos permiten poner a disposición nuestro punto de vista. Política, religión o deportes son solo algunas cuestiones que las personas abordan. El poder de las redes reside en el hecho de encontrar usuarios con las mismas ideas. La comunicación en la web no es unidireccional. Se puede debatir con otros y la capacidad de influenciar está presente.

La web es el lugar de prosumers, término que el escritor Alvin Toffler acuñó en 1980. Con nuestros conocimientos previos, producimos valor en las redes y también consumimos contenido. Generando así una cadena de conocimiento entre todos los usuarios.

Las horas de clase en el colegio ya no representan la única fuente de conocimiento. A pesar de que las redes sociales son concebidas como espacios de ocio, el aprendizaje es parte de la experiencia en la web. Muchos jóvenes alrededor del mundo saben tejer, editar un video, saben cómo realizar un podcast o conocen la historia de la Guerra Fría gracias a plataformas como Youtube o Vimeo.

Un estudio realizado a 78 jóvenes en Portugal en el año 2018 descubrió que a pesar de su acceso al internet eran cibernautas habituales, su tiempo en los medios es limitado al espacio que están fuera de las aulas. La investigación afirma que los entrevistados no mencionaron tener charlas o actividades que desarrollen un análisis crítico hacia estos mismos medios.

Otro descubrimiento importante fueron las principales estrategias de aprendizaje generadas por el uso de redes. La primera es el ensayo y error. Esto implica el conocimiento adquirido gracias al uso de videojuegos, aplicaciones, programas de los cuales no se conoce su funcionamiento. Una auto instrucción donde la equivocación es el insumo principal. La segunda estrategia es la imitación/Inspiración. Los jóvenes ven una personalidad web e imitan sus acciones. Como sus estilos de vida, experimentos y acciones en general.

Y la tercera es la búsqueda de información, lo cual involucra el uso de diferentes herramientas para indagar diferentes asuntos. Como foros, críticas de usuarios, ‘fanpages’ y aplicaciones.

El internet es la puerta a la masificación del conocimiento. No obstante, es imposible negar también sus peligros. El ciberacoso, robo de información y portales con contenido no apto para menores también son parte de la web. Pese a ello, tenemos plataformas como “Youtube Kids” y “Messenger Kids”, adaptadas a menores y las cuales precisan de la intervención de los padres de familia para que estas puedan ser utilizadas. Algo que el estudio halló es que los peligros de la web si se abordan en las aulas. Sin embargo, este no puede ser el único punto de coincidencia entre las escuelas y los medios. Si existen millones de páginas con contenido inapropiado, pero también hay millones de plataformas sobre historia, filosofía, artes y todo tipo de conocimiento enriquecedor.

“La escuela es trabajo, los videojuegos son placer” fue la declaración de unos de los jóvenes partícipes de la investigación en Portugal. El estudio muestra que se ha creado una brecha entre el aprendizaje formal e informal. En donde el último, caracterizado por el uso de la tecnología se le concibe como insignificante en las aulas.

Claro está que debemos proteger a nuestros niños de los contenidos web inapropiados. Lo que no hay que perder de vista es como el internet tiene la capacidad de aportarnos conocimiento. La web es más que un lugar para el entretenimiento.  Con una buena gestión y rastreo de los contenidos a los que acceden los jóvenes, las redes si pueden ser educativos. La escuela te enseña, los videojuegos también.

Realiza un comentario