24Jul

MACHU PICCHU: ¿LA CIUDAD PERDIDA O “ESCONDIDA” DEL PERÚ?

Hoy 24 de julio, se conmemora una fecha muy importante para nuestro país, el descubrimiento de una ciudadela ancestral escondida en el ombligo del mundo: “Machu Picchu”.

HALLAZGO. Después de mucho recorrer, un 24 de julio de 1911, Hiram Bingham descubre Machu Picchu una majestuosa ciudadela hoy conocida como una de las 7 maravillas del mundo. Fuente: Boleto Machu Picchu

Redactora: Marisela Rivera Medina

Hablar de Machu Picchu es sinónimo de orgullo, de sentirse henchido porque nos identifica ante el mundo. Es como una llave que nos abre las puertas y nos hace merecedores de reconocimiento no solo por ser una de las 7 maravillas del mundo, sino por su legado histórico.

 Hoy conoceremos los secretos detrás de su cuestionable descubrimiento.

Hace 111 años, Hiram Bingham y sus colegas de la universidad de Yale exploraron un rincón aparentemente desconocido o perdido.

Este accionar aventurero y lleno de interés arqueológico marcaron un antes y un después para nuestra identidad peruana; que a todas luces nos hace reivindicarnos con nuestras raíces.

¿Quién fue Hiram Bingham?

A sus 36 años, Hiram Bingham, era un profesor de historia, arqueólogo y con el tiempo obtuvo hasta cargos políticos en su país. Sin embargo, su repercusión en nuestra historia peruana va a razón de su importante aporte a nuestra identidad cultural.

H.B. Y SU EQUIPO. Bingham a la izquierda y su equipo de exploradores en su expedición a Machu Pichhu. Fuente: National Geographic

Se dice que él fue acompañado por un sargento de la Guardia Civil de apellido Carrasco, y al llegar a Machu Picchu encontró a dos familias de campesinos viviendo en la zona: los Recharte y los Álvarez.

Pablo Recharte, uno de los niños que vivía en Machu Picchu, guió al explorador estadounidense hacia la “zona urbana” de la ciudadela inca que se hallaba cubierta por maleza.

Bingham quedó impresionado con lo que vio y empezó a gestionar con la universidad de Yale, la National Geographic y el gobierno peruano para iniciar inmediatamente un estudio científico del sitio.

“Me encontraba en una placentera plaza abierta limitada en el lado norte por las ruinas de un enorme palacio, la vista desde la plaza es particularmente extensa por todos lados. Hacia el norte y el sur hay montañas nevadas, y hacia el este y el oeste profundos y hermosos valles”, manifestó Hiram Bingham en el documental: En busca de Machu Picchu.

Desde 1912 hasta 1915 H. Bingham junto a la ayuda de especialistas y trabajadores de la zona, despejó la maleza y excavó tumbas incas en los extramuros de la ciudad como parte del trabajo arqueológico.

“Llegamos a este lugar a las 4:00 pm impresionados por la verdad de lo que habíamos escuchado, y convencidos de que esto era en verdad el lugar sagrado. La piedra estaba tan sobrecrecida y rodeada de selva, hicimos arreglos con el teniente gobernador para que viniera y una fuerza de indígenas a despejar la piedra para que pudiéramos tomar fotografías de la roca y tomarles medidas”, manifestó Hiram Bingham en el documental: En busca de Machu Picchu.

LIMPIEZA Y DESENTIERRO. H. Bingham con la ayuda de lugareños de la zona desenterraron miles de artesanías para llevarlos a estudiar en EE.UU. Hace pocos años la Universidad de Yale decidió retornarlos al Perú. Fuente: National Geographic

Machu Picchu, se dio a conocer oficialmente al mundo en 1913, gracias a la publicación de un artículo en la revista de la National Geographic.

La ciudadela de Machu Picchu descubierta por H. Bingham, obtuvo el reconocimiento de una de las 7 maravillas del mundo el 7 de julio de 2007.

Sus antecesores

Es sabido actualmente, que no todo el crédito del descubrimiento se lo llevó el arqueólogo estadounidense.

Y así lo comprueban las referencias directas sobre la presencia de personas en el lugar desde 1902.

La más cercana data de un campesino peruano: Agustín Lizárraga, quien tras buscar tierras para cultivar se dio con la sorpresa de esta ciudadela escondida. Tras el hallazgo, puso su firma y fecha (A. Lizárraga 1902) en una de las piedras del templo de las tres ventanas.

Para él su descubrimiento inicial no tenía el carácter de H. Bingham (con fines exploratorios o científicos); sino más bien, como búsqueda de tierras para el cultivo. Quizá allí el mérito de Bingham.

“Lo que se supo es que se hicieron borrar (lo escrito). Siempre queríamos saber efectivamente dónde estaban, tengo también versiones que el ciudadano de apellido Enríquez, maestro de obras en Machu Picchu hasta hace casi los años 70, que hizo la maqueta de Machu Picchu a detalle, vio la inscripción (de Lizárraga) y que quedaba algo todavía, pero lo hizo limpiar”, confirmó Fernando Astete, Director del Parque Arqueológico de Machu Pichhu.

Se manifiesta que la orden para el borrado de la firma fue por el propio Bingham.

Bingham, fue quien le dio visibilidad a Machu Picchu, y eso es innegable. Sin embargo, no fue el primero en descubrirlo.

Hay indicios que confirman, que incluso antes de Lizárraga, hubo personas que conocían la ciudadela inca por otros fines, como el saqueo.

Sí, aunque cueste creerlo el gobierno peruano de la época (1867) estuvo de acuerdo con que Augusto Berns, un empresario maderero y aventurero alemán, se llevase el oro de Machu Picchu.

También se le atribuye del conocimiento de Machu Picchu al explorador francés Charles Wienner (1870) que hizo un viaje de 2 años entre Perú y Bolivia, a cartógrafos como Hermann Goering (1874) quien trabajó para el gobierno peruano e hizo un mapa de la ubicación de Machu Picchu, que incluso fue referido por Antonio Raimondi años después (1890) en uno de sus trabajos de investigación.

¿Ciudad perdida o escondida?

Según la página web del Parque Arqueológico de Machu Picchu la ciudad nunca estuvo perdida ya que fue visitada y habitada ocasionalmente por distintas personalidades.

Machu Picchu, no fue descubierta, ni mucho menos. Machu Picchu siempre estuvo allí.

Machu Picchu es identidad. Ella nunca es descubierta nace y vive con nosotros. Nos da personalidad, carácter y nos hace brillar ante los demás.

Decir que Hiram Bingham la descubrió es una metáfora de visibilidad frente al mundo. Machu Pichhu siempre está allí. Esperando a que te animes a visitarla y te mimetices con ella.

Fuentes:

. El “descubrimiento” de Machu Picchu y el duelo de relatos. – Latinoamerica21.com

. 24 de julio de 1911: el día en que el mundo conoció a Machu Picchu. – Andina Agencia Peruana de Noticias

. “Raimondi y Machu Picchu”. – Vilcabamba.es

. Machu Picchu – culturacusco.gob.pe

Realiza un comentario