28Mar

MARÍA ELENA, UN LEGADO HISTÓRICO

A 30 años de su asesinato, rendimos homenaje a esta heroína popular que luchó contra la pobreza, la defensa de los derechos humanos y por brindar a las mujeres un espacio de participación política y social.

Valiente luchadora social. En la actualidad, María Elena Moyano sigue siendo ejemplo de liderazgo y convicción. Fuente: Libertad Digital

Redactado por: Diego Bustillos

No olvidar el pasado nos servirá para construir un futuro que implique fortaleza y esperanza en una realidad en donde la incertidumbre aún nos abrasa. Precisamente, los peruanos no olvidamos de quienes azotaron el país, así como tampoco somos indiferentes a las y los valientes que alzaron la voz cuando el país se encontraba bajo la sombra de la barbarie terrorista.

Hace 30 años, un 15 de febrero de 1992, María Elena Moyano Delgado, dirigenta popular, fundadora de la Federación Popular de Mujeres y teniente alcaldesa de Villa el Salvador fue asesinada cruelmente por un batallón de aniquilamiento de Sendero Luminoso.

Un día antes a su muerte, Sendero Luminoso convocó a un paro en el distrito de Villa el Salvador. María Elena junto a un grupo de activistas salieron a las calles a desafiar el paro armado que resultó fracasando, entonces los senderistas buscaron represalias.

María Elena Moyano, la madre coraje, fue una mujer que se enfrentó a la violencia terrorista, luchadora por los derechos humanos y promotora del desarrollo integral de las mujeres.

Así también, proyectó al distrito de Villa El Salvador como un modelo democrático el cual ella defendía. Afirmaba que el desarrollo alcanzado de su localidad no era por el apoyo del Estado sino gracias a la participación de toda la población organizada.

A nivel nacional, cuestionó la violencia del Estado, el modelo económico, los abusos de poder que se cometían desde las fuerzas policiales y militares. Tuvo una labor comprometida con la justicia social donde todos y todas tengamos los mismos derechos y seamos tratados de igual manera.

Mensaje de esperanza. Pasacalle en homenaje a María Elena Moyano en el 2017. Fuente: Arenas y Esteras

Es muy conocida su lucha porque las mujeres ejerzan completamente sus derechos, asuman la conducción de sus organizaciones y tengan el poder para tomar decisiones.

“Que las mujeres desde ahora no solo aporten con su trabajo, con su esfuerzo y que no solamente sean una masa de trabajo como peonas, sino que también aprendan a dirigir y hacer propuestas alternativas al proyecto de nuestra comunidad”, manifestó María Elena.

Nos dejó entender su visión integradora de la incorporación del trabajo de las mujeres y cómo su participación es necesaria para el desarrollo del país.

Sin duda, esto fue parte fundamental en su idea de crecimiento y visión sobre el desarrollo comunitario nacional. La lucha que realizó era, principalmente, en contra del machismo, ya que quería un futuro mejor para su sociedad y las nuevas generaciones.

Ahora, no podemos recordar a María Elena Moyano solo por su trágico deceso. Eso significaría olvidar su trayectoria de lucha, puesto que era un símbolo de decenas de jóvenes que, a principios de los años 90, luchaban por cambiar la realidad de sus barrios. En ese sentido, su labor sociopolítica sólida debería replicarse en los espacios universitarios también.

Su muerte no puede quedar en vano, debemos tenerla en nuestro presente para que los nuevos valores conozcan de su vida y su compromiso político-social. Es importante recordar a María Elena Moyano y su legado histórico para que su historia se preserve; ya que, hoy en día, sus propuestas siguen vigentes.

Por ende, su memoria y herencia histórica debe inspirar a las futuras generaciones para involucrarse en los temas participativos de sus comunidades con el fin de seguir construyendo mensajes de ciudadanía y paz.

Realiza un comentario