06May

UN “MESÍAS”, PARA UN PERÚ EN CRISIS

En medio de la crisis generada por la pandemia, el “pueblo” pide a gritos un salvador, alguien, que tome la batuta y gire el timón de un barco llamado Perú.

El último sábado, se conmemoró una fecha importante como lo fue: “El día del Trabajo”. En el mismo sentido, para el Perú, se dio un acontecimiento que marcó y marcará una época: un debate a las afueras de Lima. ¡Sí!… En el pueblo de Chota, cuna de uno de los candidatos a la presidencia, el maestro Pedro Castillo.

                                             INTERNACIONALES.- Chota por primera vez ante los ojos del mundo. Fuente: RPP

Sin duda este detalle, connota un pequeño avance en lo que tanto ansiamos como país: “la descentralización”, de dejar de ver solo a Lima como el eje de todo y donde se concentran la mayoría de decisiones políticas en beneficio del país.

Esa mañana la candidata Keiko Fujimori se encontraba en Lajas, aproximadamente a media hora del lugar del debate en la Plaza de Armas de Chota. Mientras que Pedro Castillo vino de Chiclayo un día previo para la contienda electoral.

 

CON UN PULGAR ARRIBA.- El candidato de Perú Libre recorre las calles para ingresar a la Plaza de Armas de Chota. Fuente: RPP

UNA MANO EN LA CABEZA.- Con un avance lento y dificultoso se aproxima Keiko Fujimori hacia el estrado de la Plaza de Chota. Fuente: RPP

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Misma entrada de Cristo en Jerusalén, Pedro Castillo, acordonado por sus simpatizantes, entre vítores hizo su ingreso a la Plaza de Armas de Chota.  El candidato de Perú Libre, lució su puntualidad: siendo la 1: 00 pm, ya se encontraba en el estrado saludando con las manos en alto y dando unos pequeños pasos de baile frente a un público que coreaba su nombre, aduciendo a que él era la mejor opción para el Perú: ¡Castillo Presidente!

Keiko Fujimori, a esa misma hora, por su parte, seguía su camino en auto hacia Chota. Alrededor de media hora, pisó la calle que le conduciría finalmente al estrado donde le esperaba su contendor. Acordonada por personas afines a su partido, entre arengas e insultos de los opositores, avanzaba de a pocos, y con dificultad. Todo un Vía Crucis, para la candidata. Pese a todo, llegó para estar frente a frente a su contrincante político.

Los impecables moderadores Carlos Idrogo y Henry Hans, reconocidos periodistas de la ciudad de Chota; previamente, por la tardanza de la candidata, habían empezado con una breve reseña del pueblo. Recibieron gratamente a Keiko Fujimori y dieron por iniciado el tan ansiado debate, único en su género, con una organización express en el marco de menos de 2 días.

El debate estuvo lleno de populismo, demagogia y las infaltables pullas. Ausencias, también por qué no decirlo, de propuestas claras y concretas en los 5 bloques predispuestos por el Partido de Perú Libre, una manera de autoritarismo asolapado sin llegar aún al poder.

El candidato de Perú Libre inició la contienda con una clara ironía hacia su contrincante tras conmemorarse el Día de Trabajo: “Me gustaría de igual manera hacerle el saludo correspondiente a la señora Fujimori, pero ignoro desde cuándo y dónde trabaja, pero mi saludo para todos los trabajadores del país y del mundo”. A lo que su contendora no le respondió en su turno de disertación.  El primer bloque de propuestas sobre la SALUD, importantísimo en estos tiempos de pandemia, donde se tienen que tomar acciones que ayuden a mejorar el sistema de Salud tan precario que tenemos desde hace muchos años. Castillo no fue del todo claro. Hizo un hincapié en las vacunas, en garantizar 20 millones de Sputnik V, para la primera quincena del mes de agosto. Además de implementar la labor de 5 000 profesionales serumistas en todas las postas médicas del país. Y la creación de un Ministerio de Ciencia, Tecnología e Investigación, a modo de impulsar la investigación, valga la redundancia, en nuestro país, para no “mendigar” una vacuna, según las propias palabras de Castillo. Lo poco viable de sus propuestas en el ámbito de la salud, fue sin duda, en el momento que anunció que para el sector salud se destinará: “un presupuesto no menor del 10% del PBI”. Partiendo que ahora nos encontramos en un total del PBI del 19%, lo cual, dejaría en suspenso la repartición del mismo en otros sectores.

Keiko Fujimori, por su parte inició su discurso en el ámbito de la salud instando al CAMBIO, al cambio de actitud. En medio de ello: “no utilizar las pruebas rápidas, sino una política de rastreo con 70 000 pruebas moleculares por día”.  También el “Bono oxígeno”, para apoyar a las familias que han perdido a sus seres queridos y ahora están pasando penurias económicas. Hizo hincapié en las vacunas, pero adicionalmente a lo que dijo Castillo, enfatizó que: “tenemos contacto con todos los laboratorios a lo largo del mundo para hacer realidad la vacunación de todos los peruanos en este año”. Un poco esperanzador para muchos, ¿pero en viabilidad?… En fin. En cuanto al proyecto para hacerlo efectivo: “Suma de vacunas” dijo convocar: “a las iglesias, a las diferentes instituciones y a la empresa privada para que vacune gratuitamente a todos los peruanos en este año”. Algo que sí se ve viable para nuestro país. En cuanto a la vacuna peruana, la candidata dijo que ha estado en conversaciones con el doctor Manuel Fernández, pero que ello conllevaría entre 2 a 3 años en verse como una realidad, en clara alusión al fomento de la investigación en beneficio de la población peruana, que también manifestó su compañero previamente.

La ausencia de propuestas entre ambos candidatos radicó, en que ninguno ha hablado sobre las mejoras para el personal sanitario, al menos no se oyó ninguna propuesta sobre este punto; ya que son ellos, los que se encuentran en primera línea para la lucha contra el Covid-19, y como tal merecen ser considerados en el plan de gobierno de ambos aspirantes al sillón de Pizarro. Asimismo, el candidato de Perú Libre no fue claro en pronunciar propuestas concretas de cómo abordar el Covid-19 (solo habló de vacunas), cosa que sí puntualizó su contendora al hacer énfasis en la detección primaria de la enfermedad, rastreo, aislamiento y administración de las vacunas.

En el segundo bloque de propuestas, en el tema Educación, Keiko Fujimori del Partido Fuerza Popular enfatizó en que esta debe seguir siendo de manera virtual, por las circunstancias en que aún nos encontramos por la pandemia.  A su vez precisó en que un futuro gobierno suyo hará la entrega de una canasta tecnológica: “una tablet o una computadora, más un celular, para que tengan esa posibilidad de recibir información directa, donde los textos escolares estarán incluidos en estas tablets”. Añadió que estos no solamente serán entregados a los alumnos, sino también a los maestros. La propuesta es de por sí prometedora; sin embargo, ¿habrá presupuesto para ello? Ratificó la idea de incluir a los maestros en la primera línea de vacunación, para aspirar así al futuro regreso de las clases presenciales. Como van las cosas, en términos de vacunación, lo más probable es que durante todo este año, las clases sigan siendo remotas y de considerarse la vacunación docente, el próximo año se pueda retornar a las clases presenciales. De la misma manera, indicó que, en su gobierno, hará un aumento en las remuneraciones y capacitaciones de los docentes, así como realizar 50 000 nombramientos en los próximos 5 años. La lideresa del partido Fuerza Popular dio también, una propuesta interesante, pero en viabilidad un poco dudable: la creación de 3000 colegios más de los que hizo su padre Alberto Fujimori, en un futuro gobierno suyo: ¿Habrá presupuesto? Otro tema que también llamó la atención es su posición frente a la “Ideología de Género”, ya que prefiere considerarlo en términos de “Igualdad de Género” donde haya el respeto entre hombres y mujeres más que la supremacía de uno de los géneros sobre otro, o la exclusión de uno que sea diferente a los ya conocidos.

EMPODERADO DEL AUDITORIO.- Pedro Castillo da a conocer sus propuestas en materias de Educación. Fuente: RPP

Pedro Castillo, por su parte, inició sus propuestas educativas haciendo alusión a su contendora al decirle que ella ha pedido permiso al Poder Judicial, para estar frente a él. Además de dejarle en claro que para hablar de educación tiene que tener autoridad moral, porque él ha estudiado en el Perú y nadie pagó sus estudios. De la misma manera, sus hijos estudian en la escuela pública. En su entender la educación debe ser un derecho constitucional, pero… ¡Lo es! Está contemplado en la constitución Capítulo II art. 7: “Todos tienen derecho a la protección de su salud, la del medio familiar y la de la comunidad, así como el deber de contribuir a su promoción y defensa. La persona incapacitada para velar por sí misma a causa de una deficiencia física o mental tiene derecho al respeto de su dignidad y a un régimen legal de protección, atención, readaptación y seguridad”.  y la Política Nacional de Salud en el mismo capítulo, art. 9: “El Estado determina la política nacional de salud. El Poder Ejecutivo norma y supervisa su aplicación. Es responsable de diseñarla y conducirla en forma plural y descentralizadora para facilitar a todos los accesos equitativos a los servicios de salud”. No queda claro, si el candidato desconoce sobre dichos artículos, o simplemente es una estrategia política para convencer a sus futuros adeptos. Castillo, añade en sus propuestas, su ansia de recuperar el dinero de la gran corrupción para poner internet en todas las instituciones del pueblo peruano. Un ideal, ¿pero lo logrará? Su ambición es muy grande, pero nuestra realidad económica como país, nos hace aterrizar en el suelo. También indicó, su interés en un futuro gobierno suyo, de implementar una “verdadera currícula” a través de los gobiernos regionales de las distintas comunidades del Perú, para tener como tema transversal: la educación en valores. Sin embargo, una propuesta que sin duda es alarmante, es su deseo de otorgar el 10% del PBI al sector Educación, puesto que no hay forma de saltar de un 3,8 % del PBI en esta área al 10%, es decir un aumento exponencial de 6.2% durante 5 años. ¿A qué sectores se les tendría que quitar presupuesto? O en todo caso, ¿se debería recaudar más, pero ¿cómo, si estamos en crisis económica? O, poniendo en una balanza a los demás sectores, ¿el sector Educación está listo para triplicar su operatividad en 5 años? ¡En fin! Son muchas las interrogantes en este aspecto, ya que no se puede olvidar, también, que Castillo propuso otro 10% para el sector Salud. Otra propuesta poco viable por parte del candidato de Perú Libre es su deseo de que los jóvenes tengan el ingreso libre a las universidades del país. Que desde tercero de secundaria se habilite la preparación académica a los estudiantes para que así obtengan el ingreso automático a las casas de estudios superiores. Suena ideal, ¿pero será viable? En ningún momento del debate se le escuchó hablar sobre las capacitaciones a docentes ni exámenes de nombramiento o escalafón docente. E incluso recordemos que Castillo se hizo conocido en el 2017 gracias a una marcha en contra de los exámenes a los docentes, es decir, que él deseaba el aumento de sueldo de los maestros, sin necesidad de que estos se preocupen en capacitarse y mejorar su nivel en el magisterio nacional. Un punto de quiebre en su ansiada reforma educativa.

La ausencia de propuestas entre ambos candidatos radicó, en que ninguno ha hablado sobre el Licenciamiento de la Educación Superior. En el debate no se escuchó ninguna propuesta sobre este punto importante, ya que, si bien es cierto, la educación abre muchas puertas, para el desarrollo y el empleo, pues se tiene que garantizar una educación de calidad para los jóvenes y no hacer de él un negocio como hasta ahora se está viendo.

El tercer bloque de propuestas sobre la Reactivación Económica, Pedro Castillo propone la descentralización del MEF, así como la autonomía económica de las regiones a través del apoyo directo del gobierno. Acaso, ¿no habrá respeto por las instancias?… También hizo hincapié en que, a través del Referéndum, revisará los contratos ley con las empresas transnacionales, que en su punto de vista: “han saqueado el país”. El candidato de Perú Libre, considera que el 70% de las utilidades debe quedarse en el Perú y el 30 % con las empresas. Este último punto no es viable, puesto que estas, que hacen negocios con nuestro país, se verían afectados y preferirán cortar alianzas estratégicas con el Perú. Añadió también, su deseo de hacer préstamos a los: “micros y pequeños empresarios a través del Banco de la Nación”. Y: “compraremos los préstamos que tienen los micros y pequeños empresarios, para que paguen sus préstamos con bajo interés”. Una ensalada de propuestas; pero ¿cómo será posible? Si ahora no contamos con capital suficiente para ello. Las propuestas que llamaron la atención en este bloque, fueron: una Segunda Reforma Agraria, que no haya importaciones, la estatización de los principales yacimientos mineros, gasíferos, petroleros y centros energéticos, es decir que: “El Estado debe tomar el control total sobre tres importantes sectores que generan riqueza”. Entre ellos, apuntó a nacionalizar el gas de Camisea y formalizar la minería informal en beneficio del pueblo. En conclusión, estas propuestas nos hacen retornar al pasado, donde se comprobó que la Reforma Agraria fracasó en el país. Los campesinos, no todos obtuvieron sus parcelas de tierra a su nombre, y no contribuyó a sus mejoras económicas; más bien, les trajo más pobreza y la migración a la capital de país fue su única salida… ¡Y lo que vino después ya es historia conocida!

 

CON CONFIANZA.- Keiko Fujimori da a conocer sus propuestas en medio de la pifia de sus detractores. Fuente: RPP

Keiko Fujimori por su parte, propuso la generación de 2 millones de puestos de trabajo a través de programas sociales que, en su entender, funcionaron en los 90´s durante el gobierno de su padre Alberto Fujimori:

FONCODES, PRONAMACHCS y PRONA. También indicó que hará reformas en la SUTRAN, SUNAT para: “cambiar el chip, en vez de perseguir a la informalidad, tenemos que construir formalidad”. Para ello, plantea comprar la deuda de los pequeños emprendedores, a través de un fondo de 10 000 millones de soles financiado por COFIDE. Prometió a los transportistas a: “revisar el impuesto selectivo al consumo para que el precio del combustible, que es el más alto de Latinoamérica, baje a precios razonables”. Al parecer estas propuestas son aterrizadas, y pueden funcionar bajo un buen plan estratégico.                

Lo que sí saltó a la vista, en que eran propuestas demagógicas o populistas, por parte de ambos candidatos fueron, por parte de Castillo: Renunciar a su sueldo presidencialista y bajar los sueldos a los congresistas. Por el lado de Keiko Fujimori: la repartición directa del 40% del canon entre los pobladores. Y una lucha por las pensiones de los ciudadanos, al decir, la lideresa de Fuerza Popular que: “vamos a duplicar de 250 soles a 500 soles mensuales” la Pensión 65; y Pedro Castillo que: “vamos a ampliar a partir de los años 60, “Pensión 60”, ya no solamente a partir de los 65 años. En fin… ¿Una lucha de quién da más?

El cuarto bloque de propuestas sobre la Inseguridad Ciudadana, importantísimo en estos tiempos, por la ola de asaltos, secuestros y asesinatos al paso; Keiko Fujimori dijo lo siguiente: “Hoy nos roban una cartera, un celular y no pasa nada, eso tiene que cambiar queridos amigos, y para eso tenemos que hacer una serie de medidas; empezando por el fortalecimiento de nuestra policía, dándole los equipos, las remuneraciones, la capacitación que ellos merecen. Nuestras comisarías tienen que ser repotenciadas, llevaremos a los mejores cuadros ahí, para que hagan una buena investigación criminal, tenemos que utilizar la tecnología, hacer unos programas de prevención y hacer unos mapas de prevención del delito para que esto no ocurra”. Empezó bien sin duda, la Policía Nacional, tiene que ser valorada y, por ende, respetada; mejorar su preparación en la prevención del delito a través de la tecnología, también lo es. La lideresa de Fuerza Popular complementó esta idea con la de mejores oportunidades para los jóvenes, ya que ello promoverá el empleo y se verá reducido los actos delincuenciales. Hizo un punto aparte, en la situación en las que se encuentran las cárceles: “las cárceles están hacinadas en nuestro país, tenemos que construir más cárceles, pero hacer que estos sean verdaderos centros de resocialización, donde se busquen programas para el estudio y para el trabajo”. Acertado desde su mirada, ya que ella vivió en carne propia el estar recluida en una de ellas. Finalmente puntualizó la política migratoria, ya que muchos extranjeros entran ilegalmente al país y son ellos quienes cometen actos criminales y/o delictivos, sin mayor sanción, haciéndoles costumbre de una falta de mano dura por parte del estado peruano. Por ello, hizo el llamado a los ronderos, a los comités autodefensas y a los reservistas para que le ayuden en la lucha contra la delincuencia.

Por su parte Castillo, dijo luchar contra la delincuencia a través de la Educación, hizo un llamado a los ronderos para imponer orden, así como fortalecer a la Policía Nacional con un real presupuesto, pagarle su deuda social para que incentive a la verdadera investigación, todo en conjunto con las rondas campesinas.  Muy general lo que propuso, pero sin acciones puntuales, no se explayó en cómo piensa desarrollarlo. En cuanto a los extranjeros que han venido a delinquir dijo: “En nuestro gobierno, el 28 de julio, de inmediato sacaremos un decreto supremo para aquellas personas que han venido de otros países a delinquir en el término de 72 horas abandonen este país porque a mi pueblo se le respeta, a la familia se le respeta”. Acertado para estos tiempos de inacción en inseguridad ciudadana.

La ausencia de propuestas entre ambos candidatos radicó, en que ninguno ha hablado sobre la prevención y atención a la violencia de género, al menos no se oyó ninguna propuesta sobre este punto en el debate, y es que el índice de feminicidios en el país es alarmante, las denuncias por maltrato también lo son.

El quinto, y último, bloque de propuestas sobre la Lucha contra la Corrupción, Pedro Castillo propuso lo siguiente: “muerte civil para todos los corruptos y que devuelvan todo lo robado”. Sin embargo, lo que propone ya fue aprobado un 22 de octubre del 2016, en el gobierno de PPK, bajo la autoría del entonces partido de Fuerza Popular. Así que, ¿estuvo demás esta propuesta, o quizá estrategia para captar votos? En fin. Asimismo, dijo querer recuperar el dinero que se llevaron los corruptos a nivel nacional: “Los 6 000 millones de dólares tenemos que traerlos para el Perú para darles a las familias más necesitadas”. Pero no puntualizó qué estrategias realizará para conseguirlo. De igual manera enfatizó lucha frontalmente contra la corrupción, empezando por la gran corrupción que es constitucional en el país: “empezaremos a hacerla como se barren las escaleras de arriba hacia abajo”. Pero nuevamente no evidenció el cómo. Muchos vacíos y dudas en este aspecto.

Keiko Fujimori por su parte ofreció: “fortalecer a la Contraloría, le daremos capacidad sancionadora para que ellos puedan retirar de manera inmediata a los funcionarios corruptos, tenemos que darles protección a los funcionarios de menor rango, para que ellos puedan con total seguridad hacer las denuncias que corresponden”. Asimismo, enfatizó en la implementación del programa “Transparencia 100%” para que los medios de comunicación y todos los ciudadanos puedan participar y ver de manera rápida y de manera virtual las adquisiciones por parte del estado. Añadió la creación de un programa para profesionalizar la Alta dirección, y traer los mejores cuadros para que trabajen en el estado. Sus propuestas se ven interesantes y puntuales en materias de luchar contra la corrupción, cosa que no puntualizó su contendor en su disertación.


Sin lugar a dudas, en tiempos de crisis, abundan los “mesías”, los salvadores, los que creen tener la solución a los problemas del pueblo. Sin embargo, el debate del sábado fue un show más de populismo y demagogia. ¡Del quién da más!


Lo que el Perú necesita ahora en plena crisis sanitaria, y en cara al bicentenario, no es de charlatanes o de los que te ofrecen el oro y el moro. ¡NO!… El Perú necesita de cambios, de reales reformas, donde todos nos veamos representados. Donde la democracia no se vea alterada: “el consenso es la voz del pueblo”, no la discriminación, ni la mal llamada: Lucha de clases. No más mentiras para un país golpeado por el hambre, la miseria, y el dolor de las pérdidas humanas. No basta con decir: “lo que decida el pueblo”, o “lucharé por el pueblo”, sino demostrarlo.

Finalmente, nos damos cuenta que todos prometen a diestra y siniestra; sin embargo, nuestro voto tiene el poder para cambiar las cosas: de mejorarlas o empeorarlas… ¡TÚ DECIDES!

 

Realiza un comentario