18Dic

WASI LIBROS: Democratizando la lectura

Préstamo de libros, lectura en voz alta y apoyo en tareas escolares son solo algunas de las actividades de Wasi Libros. Este proyecto consiste en establecer una extensión bibliotecaria en la provincia de Chincha que permita el acercamiento de la lectura a las infancias.

Cuento en voz alta. Jornada de lectura del jueves 9 de diciembre en la Biblioteca Comunal Santa Luisa. Fuente: Archivo
Cuento en voz alta. Jornada de lectura del jueves 9 de diciembre en la Biblioteca Comunal Santa Luisa. Fuente: Archivo

Los módulos de lectura puestos a disposición por la Asociación Cultural Antonio Gálvez Ronceros tienen estanterías abiertas con una variedad de textos infantiles. Las obras son conseguidas a través de donaciones, así como también, materiales escolares: plumones, papel, témperas, etc. que también son suplementos de las pequeñas bibliotecas.

Wasi Libros desafía las barreras sociales y económicas. Ya que la instalación de los módulos bibliotecarios se hace de manera estratégica. Los espacios de lectura son inaugurados en comunidades que tienen poco acceso a bienes culturales e informativos. Entre ellos están las Bibliotecas Comunales Virgen del Carmen, Campo Alegre, Santa Luisa, Santa Rosa y Lurinchincha. Estos cuatro últimos módulos fueron inaugurados en julio y agosto del presente año.

Módulo bibliotecario Santa Rosa. Fuente: Archivo
Módulo bibliotecario Lurinchincha. Fuente: Archivo
Módulo bibliotecario Campo Alegre. Fuente: Archivo

El proyecto ha tenido el apoyo de Iberbibliotecas (Programa Iberoamericano de Bibliotecas Públicas). La cual es una red de cooperación integrada por 11 países, que emprende acciones para fortalecer a las bibliotecas públicas de los países miembros. Wasi Libros fue ganador de la 8va Convocatoria de Ayudas 2020. Lo cual permitió el acceso a apoyo económico de 15.000 dólares por parte de la institución.

Actividades del proyecto

Wasi Libros enmarca una serie de actividades que van más allá de la disposición de obras infantiles. Los módulos bibliotecarios albergan también talleres de reciclaje, orientaciones sobre la higiene personal, talleres artísticos de dibujo y pintura, proyección de películas, teatro de marionetas y elaboración de libretas artesanales.

Jornada de pintura en la Biblioteca Comunal Lurinchincha. Fuente: Archivo
Creación de libretas artesanales en Biblioteca Comunal Santa Rosa. Fuente: Archivo

El proyecto impulsa un proceso de apropiación social del conocimiento. Ya que, a través del desarrollo intelectual fomentado por la lectura, los niños y niñas, crean productos culturales por sí mismos. Y dentro de un contexto de participación comunitaria.

Uso de mascarilla en la inauguración de la Biblioteca Comunal Santa Luisa. Fuente: Archivo

El distanciamiento social es importante en la convivencia dentro de los módulos bibliotecarios: “al momento de las lecturas tratamos de mantener el distanciamiento de 4 o a lo mucho 5 niños por mesa grande” —cuenta Pedro Hernández, mediador de lectura.

Teatro de títeres. Inauguración del módulo bibliotecario Santa Luisa en julio de 2021. Fuente: Archivo

Imposible sin ellos

El apoyo y compromiso de los voluntarios hacen este proyecto posible. Jóvenes con conocimientos en pedagogía y/o psicología invierten su tiempo en acompañar a los pequeños al momento de la lectura.

Otro de los voluntarios como mediador de lectura, es Paul Meneses. Es responsable de proveer los medios bibliográficos que generen interés en los niños lectores. Así también como la creación de un espacio lúdico dentro de los módulos bibliotecarios que ayude a la animación lectora.

“Lo que me inspira a ser un mediador de lectura es en primer lugar la ayuda que puedo brindar, y agregado a eso tengo la pasión por la lectura, ya que me gusta mucho disfrutar de los libros y compartir lo que aprendo de en cada uno de ellos. —cuenta Paul.

Asimismo, agregó que posee un sentir social de apoyar a su comunidad y a las que necesitan de apoyo. “A partir de los saberes que puedo compartir, puedo aprender de lo que cada uno de ellos puede transmitir”.

Los voluntarios fomentan el intercambio de anécdotas entre los niños luego de leer un cuento. Pedro Hernández cuenta además que trabajan en la redacción de historias o la creación de dibujos relacionados al texto que se ha leído.

 

Los menores que no saben leer o escribir no se quedan atrás. Pues los jóvenes voluntarios están capacitados para estimular el aprendizaje de los menores a través de fichas educativas y libros de pedagogía infantil.

Karen Chávez, mediadora de lectura y cofundadora de la Asociación Cultural Antonio Gálvez Ronceros. Fuente: Archivo
Johans Aquije, colaborador en el Área de Gestión de Proyectos. Fuente: Archivo

El desarrollo cognitivo es parte esencial de lo que impulsa Wasi Libros. No obstante, el contacto de los niños con los libros también representa un momento de relajación. Sobre la experiencia en los módulos bibliotecarios Pedro Hernández cuenta: “En general es una zona de confort para los pequeños, una zona, donde poder despejar la mente de tantas tareas o vivencias familiares”.

Entre los beneficiados de Wasi Libros tenemos a Ángelo. Niño de la comunidad de Santa Rosa que cursa el nivel primario. Se unió a Wasi Libros en mayo de 2021, cuando recién fue inaugurado. Vive cerca al módulo bibliotecario y es aficionado a la narración de lecturas en voz alta.

Kenyi, otro de los niños beneficiados. Es familiar de Ángelo y llegó a Wasi Libros junto a él. En el proyecto descubrió su afición por moldar plastilina. Asimismo, a Kenyi le gusta mucho las actividades que incluyen dibujar y pintar. Las cuales son actividades que realiza de complemento a sus clases virtuales escolares.

La promoción de la lectura libre y espontánea que impulsa este proyecto no solo despierta la creatividad de los niños a corto plazo. Sino que las enseñanzas quedan para toda la vida. Wasi Libros promueve una sociedad futura con mejor observación, concentración, reflexión, pensamiento crítico y memoria. En un país en donde se lee menos de un libro por persona al año, la labor de la Asociación Cultural Antonio Gálvez Ronceros es significativa para aumentar los hábitos de lectura en las infancias. ¡Súmate como voluntario!

Realiza un comentario